Posteado por:
fotosporno
Gold User



Doctora hot amateur Argentina madurita milf tetona hot

Doctora hot de Argentina muy puta tetona y culona rubia madura, le gusta todo....si tenes algun dolor ella te lo saca a conchazos, tetazos o ultimo recurso te hacen una buena mamada y asi esta doctora hot cura todos los males...podes encontrarla en Buenos Aires, Argentina si la encontras se te va parar la pija de verla nada mas y ella lo va a solucionar con su culo con esa tanga chiquita y esas tetas grandes...

Doctora madura Argentina muy puta
















































































Las fotos no tienen relación con el relato porno








Relatos Eróticos / Mi doctora

Acá estoy de nuevo, recordando algunas de mis anécdotas eróticas y esta, es mi preferida, porque cuando la recuerdo, verdaderamente me vuelvo a excitar.

Lo cierto es que estaba con casi 39 de fiebre, una gripe de las que les dije, llamé a mi centro de medicina y me mandaron una doctora a casa.

Llegó el lunes como a las 18 de la mañana, tenía esa fiebre de estado gripal, pero igual mantenía mi espíritu. Tocó a la puerta, le abrí y apareció la figura de una mujer de unos 45 años, no muy alta, rubia, ojos celestes, caderas formadas, con una chaqueta larga pero ,abierta al frente lo que dejaba ver sus pechos dentro de una camisa blanca y una falda azul por la rodilla con medias color carne. Sus piernas eran de una mujer de 30 años, sus pechos igual, solo su rostro le marcaba algo de los 45, pero no tanto.

-¿Usted es el enfermo? Si- contesté- tengo temperatura bla, bla, bla.

Me hizo sentar en el living, me revisó la espalda, tenía unas manos espectaculares. Me pidió que me diera vuelta y ahora tuteándome me dijo - abre bien la boca, lo hice- huy dice- tienes algo roja esa garganta y un poco de congestionamiento. Vamos a dejarte acá 3 días, toma esto y cuéntame de ti.

No hay mucho que decir, mi familia, mi mujer está trabajando y los chicos en la universidad, soy master en administración, no mucho más. Estaba sentada frente a mí, tenia las piernas cerradas pero se le veía por ese espacio que deja la falda encima de las rodillas, que había algo blanco al fondo, sin dudas su tanga, sus pechos me parecieron algo excitados pero podía ser por el aire acondicionado que, en su automático, a veces larga una ola de aire fresco y ella estaba enfrente. Bueno dijo- mañana te veo de nuevo.

En la tarde me llamó por teléfono y me preguntó como estaba, seguía con algo de fiebre pero había cedido con sus medicamentos Al otro día tocan a la puerta a las 18 de la mañana y era ella, con un saco largo marrón claro, un pantalón marrón oscuro que mostraba un trasero divino, y un pulóver hasta el cuello, pero sus pechos eran lindos se redondeaban en la lana y resaltaban. Hola- ¿cómo estás?- entró ya conocedora del lugar me revisó la garganta, el pecho y la espalda.

Te voy a inyectar, dijo- porque aún estas congestionado, me hizo parar, me bajó algo el pantalón deportivo que tenia puesto y me puso una inyección. Yo que estaba ya a punto de ponerme tieso, ese pinchazo me mató, pero igual me senté enseguida y esperé sus palabras. Mañana estarás bien- tenía una boca deliciosa- esto son 72 horas. Miércoles, 18 de la mañana suena el timbre, la empleada no había venido y bajé a abrir, ella estaba allí.

Con una falda corta una roca, erecto, duro, latente, bajé el corpiño, dejé al aire sus tetas, ella me miró y se miró. Se sacó la camisa, y se abrazó a mi, me besaba mientras con mis manos tocaba a sus tetas y sus pezones erectos, duros, llenos de tibieza, no dejaban de crecer, pensaba que le iban a explotar por el tamaño que estaban tomando.

Aparté mi boca de la de ella y besé esos pezones enormes, en unos pechos redondos, bien formados, muy blancos y deliciosos. Cuando sintió mi lengua es su pezón gimió y apretó mi cabeza contra él.

-Chúpamelos, lámelos, muérdelos- gritaba.

Me arrodillé frente a ella. Sentada en el sillón frente a mí estaba hermosa, desnuda, con sus pechos ardientes su boca semi abierta y sus ojos entre cerrados. Me puse entre sus piernas y bese sus pezones uno y otro, mis manos se comenzaron a meter por debajo de la falda hasta llegar a sus muslos. Cuando sintió mis manos se contrajo, gimoteó, la miré tome de ambos lados su tanga y la fui sacando por sus piernas, era negra muy pequeña. -¿Qué haces?- preguntó -¿No ves? Te desnudo respondí.

Cerró los ojos y me acercó mi cabeza a sus tetas quería que la lamiera, que se las besara y tocara. Le di el gusto mientras mis manos desabrochaban su falda, era tal su calentura que ni notó que ya estaba sacando por debajo de su divino culo la falda. Corrió por sus piernas y me encontré con su conchita, afeitada pero con pelo en el pubis, las piernas abiertas y sus labios mojados, ella me mira, se miraba, me miraba como extasiada y caliente, no aguantó y se tocó su clítoris.

Aparté sus manos y me acerqué, se lo besé, gritó, dijo- no, no, no- si, si le dije y metí mi lengua entre sus labios inferiores, lamí todo lo que encontré, Había jugo para rato, el mismo caía hacia el sillón, un olor a mujer invadía todo, gemía, gemía, gritaba chúpame, chúpame, soy tuya, y en eso un orgasmo tremendo le invadió toda su concha que se llenó de viscosidades deliciosas, su clítoris en mis dientes reventó, ella apretaba mi cabeza contra su concha para que no la apartara de allí.

Me levanté bruscamente y le di un beso mientras bajaba mis pantalones, saboreó por mi boca sus jugos, se relamía y decía: nunca los había saboreado. Con sus ojos cerrados puse mi verga en sus labios, los abrió de golpe y al verla la tomo con sus dos manos y la introdujo en su boca. Era desesperante ver como la chupaba, tanto que la tuve que frenar para evitar que me lastimara, le impuse el ritmo con mis manos en su cabeza y lo aceptó.

Lamía toda la cabeza, besaba con desesperación mis manos tocaban sus pezones erectos, duros, casi a reventar, la quise sacar de esa postura pero me miró como si le sacara la comida, siguió chupando una pija que estaba apunto de estallar, se lo dije, pero no hizo caso, explotó todo el semen en su boca, se apartó para verlo salir, abría sus labios y más absorbía, lo lamía y me miraba. Su pelo estaba lleno de mis jugos, sus mejillas también, ella se limpió con sus manos y tomó todo, lamió todo.

Increíblemente mantuve la erección, ver aquella mujer desnuda con mi pija en su boca me hizo seguir excitado, ardiente. La tiré sobre la alfombra, le abrí sus piernas e introduje mi verga en su concha abierta, llena de jugos que salían por la comisura de sus piernas. En el momento que embestí su grito fue tremendo, quedó inmóvil, hasta que en unos segundos comenzó a moverse rítmicamente y a mirarme. Me decía,

-¿Me estás cogiendo? -Si. Te gusta? -Me encanta, ¿me vas a coger toda? -Claro que sí? -Tengo tu pija, ven, comenzó a ponerme en mi verga una crema. -No te hagas problemas- me dijo- es una crema indefensa.

Me dio un beso en la punta de la verga y le dijo: - Hazme feliz. Se dio vuelta, levantó su culo hacia mi, me dio el pote, saqué crema y comencé a untarle ese divino culo, cuando mis dedos resbalaban puse mi verga en la puerta y di un golpe.

Ella gritó, pero era la única forma, al rato sus movimientos eran tremendos yo la cogía por el culo estaba feliz, decía: pártemelo, rompeme el culo, me están cogiendo por el culo, tengo mi culo con una pija dentro- y así tuvo un orgasmo.

Entre todo esto yo estaba ya por venirme, y le dije-te voy a coger toda. Sí me dijo, haz lo que quieras. La di vuelta y de un golpe puse mi pija en su concha. Ella gritó de placer y comencé a darle y darle. Sus gemidos eran fuertes, me arañaba la espalda, sus piernas se ataron a mi espalda hasta que acabamos.

Mientras ella decía dame toda la leche, toda, toda, le llenaba su concha de mis jugos. Me pidió que se la sacara y cuando lo hice, se prendió a mi pija y la mamó y limpió toda. Se acostó en el suelo, desnuda, me miró y dijo:

-Gracias, hacía 3 años que no lo hacía.

Sin palabras, preferí no preguntar.

El relato erótico es de guarras.com/relatos-eroticos/maduras/144-mi-doctora.html











Otros posts que te van a interesar:

1 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
Ir al cielo