Posteado por:
fotosporno
Gold User



Video amateur de rubia hermosa cogida por el culo

cogida por el culoVideo porno amateur de rubia hermosa cogida por el culo, primero la coge por la concha y despues se la mete por el ano, ella loca con la pija en el orto goza de la verga en cuatro, subida arriba de el, de costado cogida por el culito, hasta que le llena el culo de leche y filma como sale la leche de su ano.






Pareja Amateur sexo Anal creampie Amateur A ...


















Más videos porno de mujeres cogidas por el culo que reciben la eyaculación dentro del ano.







Lovely blonde student enjoys anal creampie
















Amateur girlfriend anal with creampie


















Rubia tetona yanqui cogida por el culo.

Esto me paso en un viaje de trabajo a los Estados Unidos. Tal vez no sea el relato más erótico pero al menos fue real:
Hace un par de años, la empresa donde trabajo me mando de entrenamiento a Estados Unidos. Durante tres semanas estuve rodeado de solo mujeres enseñándome lo que yo debería hacer de regreso en México, una de ellas era Jaime Rogers, Mujer de unos 36 años rubia de ojos claros y un par de tetas impresionantes. Un poco llenita pero nada desagradable y supongo que es el precio pagado para llenar esos dos melones que tenia. Durante las cenas que teníamos después de trabajar, otra chava me había platicado que Jaime había estado casada con un mexicano y que se había divorciado a causa de la infidelidad de su esposo.

Finalmente un día me toco quedarme trabajando con Jaime. Teníamos mucho que hacer y no nos lográbamos llegar a un acuerdo en muchos detalles, así que se nos fue el tiempo y nos quedamos trabajando hasta muy tarde, cuando no había nadie en la oficina. Ella, además de las enormes tetas que ya mencione, tenía muy bonitas piernas y las presumía con una falda muy corta al vuelo (era verano y el calor era bastante fuerte). Alrededor de las 6:00 PM nos enfrascamos en otro argumento, ella opinaba muy diferente a mi y no lográbamos llegar a un acuerdo., Cada vez que ella trataba de explicarme su punto de vista se cambiaba de posición mostrando sus piernas. El calor aumento más durante la tarde (era verano) y el aire se sentía mas pesado después de haber trabajado todo el día. A ratos ella empezó a levantarse la falda (sin mostrar nada) solo a manera de dejar escapar el calor y mover el aire entre sus piernas; yo estaba sentado junto de ella y no de frente, por lo que no alcanzaba a ver nada, sin embargo eso me ponía un poco nervioso porque me gustaban mucho sus piernas y tal vez por la imprudencia de mi juventud quería tocárselas. En un momento ella se dejó la falda más arriba de media pierna, casi hasta las ingles, y yo como estaba sentado junto a ella me quedaba idiotizado por sus muslos al desnudo. Obviamente yo ya no estaba poniendo atención al trabajo y solo pensaba en sus piernas y como buscar una excusa para tocárselas. Finalmente, decidí a falta de mejor excusa- confesarle mi debilidad y le dije como a manera de reclamo:
-¿Podrías dejar de hacer eso por favor? (obviamente la conversación fue en inglés)
-¿Hacer que? ella pregunto
-Deja de mover tu falda. ¿Sabes? Tienes unas piernas hermosas y desde hace media hora que no me puedo concentrar en el trabajo porque tu estas agitando tu falda.
-Oh!, lo siento, no pensé que te estuviera molestado.
-No, ese es el problema, que no me molesta en lo absoluto. Me agrada.
-¿Y? No entiendo entonces
-Pues estamos aquí totalmente solos, tu eres una mujer muy atractiva y yo estoy enamorado de tus piernas. ¿Ahora entiendes?
-¿Me estas tratando de seducir?
-Oh no, no, no. No pienses que te estoy insultando, yo jamás te faltaría al respeto. Por favor no lo tomes así; solo te estoy diciendo que me siento débil junto a una mujer como tu y no se la verdad te estaba tratando de halagar.
-Bueno, pues si me halagas, pero aun no estoy segura de que quieres hacer.
En ese momento bajo su mano izquierda (yo estaba de su lado derecho) hasta su falda y la subió aun mas, hasta dejar visible muy levemente una tanga blanca. Yo me quede mudo, mire lo que alcanzaba a ver de su tanga cubriendo su pubis, después la voltee a ver a ella y sin pensarlo mas puse mi mano sobre su muslo y empecé a acariciarlo. Una vez seguro que ella se iba a dejar tocar lo que yo quisiera, me incline sobre mi silla para besarla al tiempo que subía mi mano sobre su muslo y la momia atrás tratando de acariciar sus nalgas. Ella permaneció sentada, me correspondió el beso el cual se convirtió en una lucha desesperada de lenguas.
Yo no alcanzaba a acariciar mucho de sus nalgas ya que estaba sentada, y todavía no quería aventurarme a meterle mano en la vagina tan pronto, así que me levante y la hice levantarse también. Una vez de pie, seguimos con los besos, pero esta vez mis manos se enfocaron en desnudarle el torso. No era una mujer gorda pero la verdad si estaba un poco llenita y por eso tenia unas tetas enormes; primero le desabroche la blusa y se la quite, después y sin parar pase mis manos a su espalda para desabrochar el sostén y finalmente dejar expuestas sus tetas; estas estaban deliciosas, eran grandes y blancas y con pezones pequeñitos y muy rozados, ya los tenia bien duritos. Deje los besos y baje a lamerle las tetas, las tomaba con las dos manos, las juntaba, las lamía y luego las tallaba de arriba para abajo. Seguí jugando con sus tetas durante unos minutos, su respiración se aceleraba y sus gemidos se hacían mas altos y continuos, hasta que ella dijo las palabras mágicas: Fuck me. Jejeje, parece que los mexicanos tenemos buena reputación como amantes. En ese momento dejé sus tetas y busque la forma de quitarle la falda, no la quería coger con la falda puesta pues me gusta ver mi verga en el mete-saca-mete-saca y además quería lamerle el ... antes de penetrarla.
Me tarde un poco en encontrar la forma, por lo que ella me hizo a un lado las manos, se desabrocho la falda y se la quito. Yo me puse detrás de ella, la incline sobre el escritorio de trabajo y me agache para besarle las nalgas mientras le quitaba la tanguita blanca.

La situación era muy caliente, ahí estaba yo, en las plenas oficinas centrales de la compañía fajándome una empleada totalmente desnudo y con unas tetas enormes. Tengo que confesar que durante todo el tiempo yo me había sentido nervioso, ya era tarde y seguramente no había nadie, sin embargo el pensamiento de algún guardia de seguridad recorriendo las instalaciones o algún empleado de limpieza que nos descubriera me daba bastante nervio. Inicialmente yo había planeado solamente desabrocharme los pantalones, sacarme la verga y cogérmela por atrás mientras ella se apoyaba en el escritorio; sin embargo el tenerla totalmente desnuda, sus grandes tetas y el hecho que ella fuera tan caliente me hicieron olvidar los nervios y decidí por desnudarme yo también. Rápidamente me saque los zapatos sin agacharme, me saque la playera polo que llevaba y me quite los pantalones junto con la trusa de un solo jalón. Sentí un alivio delicioso y excitante al dejar mi verga libre y además me refresque porque hacia mucho calor.
Empecé a buscar alrededor para encontrar alguna posición que fuera excitante y que además me dejara seguir disfrutando de sus enormes tetas y fue cuando me concentre en la silla donde yo estaba sentado anteriormente; la silla de ella tenía descansa-brazos, pero la mía no. La empuje levemente dándole a entender que quería que se sentara sobre el escritorio, ella obedeció y se sentó sobre el escritorio, recargo la espalda contra la pared que dividía los cubículos y abrió las piernas pensando que la iba a penetrar en ese instante. Yo quise sorprenderla, acerque mi silla, me senté en ella y luego aun sentado- me acerque al escritorio, de manera que quedara su ... a la altura de mi pecho, me incline empecé a lamerle los labios vaginales. Ella empezó a gemir peor que antes y poco a poco fue subiendo el volumen, mientras yo seguía con mi ritual: le lamía los labios, luego con los dedos los apartaba, metía mi lengua hasta donde alcanzara, la sacaba y lamía su clítoris, lo apretaba con mis labios y luego lo lamía, trataba de imaginarme que su vagina era una boca y la besaba lo mas apasionadamente que podía. Metí dos dedos dentro de su vagina y empecé a dar golpes ligeros en su clítoris con mi lengua, yo quería calentarla hasta que estuviera al máximo y después penetrarla, pero después de una sesión de gemidos, ella me incorporo rápidamente, me empujo hacia atrás de la silla, se bajo del escritorio y se puso de rodillas frente a mí. Colocó sus brazos en mis muslos, agarró mi verga y comenzó a masajearla de arriba hacia abajo; yo ya estaba mega caliente y ya quería cogérmela sin dejar pasar mas tiempo, pero sus caricias eran deliciosas por lo que me relaje y la deje hacer lo suyo. Ella junto sus manos y siguió masajeando mi verga, cuando bajaba las manos se la metía en la boca y la chupaba como si nunca hubiera visto una, luego se la sacaba de la boca, y seguía el mismo juego de arriba para abajo con sus manos; a ratos ponía su lengua en mis huevos, los agitaba un poco y luego subía su lengua sin despegarla hasta llegar a la punta y entonces se la metía completa de nuevo en la boca.
Yo ya no pude mas y empecé a sentir que me venia, la agarre de la cabeza y empuje mi verga aun mas dentro de su boca, entonces sentí una super explosión de placer y definitivamente grite en lugar de solo gemir. Ella fue muy buena conmigo, no hizo ningún intento de salirse o escupir mi semen, se lo trago como su fuera agua y siguió chupando hasta que yo le pedí que parara.
Ahora estábamos disparejos, Luis 1 Jaime 0. Era mi turno de darle placer a ella, así que volví a ponerla sobre el escritorio, esta vez acostada, puse sus piernas en mi espalda, sus rodillas en mis hombros y me volví a clavar en lamerle toda la vagina, los labios, el clítoris, metí un dedo y seguía lamiendo, luego metí otro mas y seguía lamiendo, metí un tercer dedo mientras seguía lamiendo y ella empezaba a recobrar la marcha, igual que antes sus gemidos se iban haciendo mas continuos y las altos, empezó a mover las caderas circularmente y después entro en un ciclo de gemidos y gritos, por lo que pude entender que ya venia su orgasmo, me sentía un poco incomodo por la posición de mi mano- metiéndole tres dedos (dos es fácil, pero tres es algo forzado). Así que se me ocurrió buscar alrededor para ver si había algo que pudiera meterle; yo todavía no recuperaba la erección así que no podía penetrarla todavía pero inmediatamente me vi un pequeño estuche de plástico para lápices tenia aproximadamente una pulgada de diámetro y se abría de un solo extremo así que fue perfecto para usarlo de consolador improvisado. Lo agarre y sin mas preámbulo se lo metí invertido-. Lo sacudía lo mas rápido posible al tiempo que yo seguí lamiendo su clítoris, sus gemidos empezaron a convertirse en un solo gemido continuo y ella empezó a contorsionarse sobre el escritorio, arqueaba la espalda con la cabeza hacia atrás y bruscamente se incorporaba hacia delante hasta quedar sentada, se volvía a acostar y de nuevo se arqueaba con la cabeza colgando hacia atrás. Ante tal espectáculo yo no dejaba de ver el movimiento de sus grandes tetas- yo sentí como poco a poco regresaba mi erección. Cuando sentí que mi verga tenia la mínima fuerza suficiente quise penetrarla, entonces me levante, puse sus piernas a mis costados pero cuando estaba a punto de penetrarla ella me pidió que la esperara. Me pregunto que si no me había dado cuenta pero ella ya había tenido dos orgasmos y el segundo fue muy violento y hasta me dio las gracias. Yo me reí y le dije que a la próxima teníamos que sincronizar nuestros orgasmos. Ella se rió también y me pregunto si ya estaba caliente otra vez, la respuesta mas simple era si, pero a mi se me ocurrió decirle: siempre estaré caliente cuando este junto a ti. Yo seguía parado junto al escritorio con sus piernas a mis costados, abiertas con la verga bien parada y ella tota desnuda acostada en el escritorio. En ese momento tuve el impulso de penetrarla sin decir nada, pero ella me detuvo y me pidió de nuevo que le diera un break porque le dolía la vagina. Pero ahora yo era el que estaba bien caliente otra vez, entonces se me ocurrió:
Me subí al escritorio con ella, poniendo mis rodillas a sus costados, y avance hasta quedar a la altura de sus deliciosas tetas. Ella inmediatamente entendió mis intenciones y con sus dos manos junto sus pechos alrededor de mi verga, entonces yo empecé a moverme hacia delante y hacia atrás, disfrutando la sensación. Honestamente era la primera vez que me hacia una rusa y el placer de la primera experiencia me hizo excitarme mucho. Sentir el rozar de sus tetas alrededor de mi verga era delicioso, el solo sentir de mis huevos rozando la piel de su pecho era muy excitante. Mas o menos cada dos o tres embestidas ella levantaba la cabeza del escritorio para que en el trayecto yo entrara en su boca y ella procuraba dejármela toda cubierta de saliva para mejorar la lubricación entre sus tetas, era lo mas excitante del mundo. Después de un rato de estar masturbándome con sus tetas, yo ya estaba muy caliente, entonces le dije que me la quería coger, pero ella me contesto que le había quedado la vagina muy adolorida por el estuche pero me con una cara muy coqueta me pregunto si me la quería coger por atrás, es decir por el culito, eso me puso a mil y de inmediato me quite sobre de ella y me baje del escritorio. Ella se bajo y antes de darse la vuelta se arrodillo para darme una ultima mamada y dejármela bien mojadita con su saliva, entonces se levanto, se dio la vuelta apoyando sus codos sobre el escritorio y me volteo a ver con una cara retadora. Yo sin pensarlo mas, agarre mi verga con la mano derecha y con la mano derecha abrí sus nalgas para ver bien su culito. Le tire un poco de saliva a la entrada de este para que mi palo se deslizara suavemente y poco a poco se la fui metiendo. La sensación era maravillosa, me empecé a calentar muy rápidamente y sentí que no iba a durar mucho antes de venirme, entonces para finalmente tener un orgasmo al mismo tiempo me incline hacia delante y con mi mano empecé a masajear su clítoris. Casi instantáneamente ella se arqueo y soltó un fuerte gemido, me di cuenta que ella también estaba muy excitada y además su clítoris se sentía muy duro. Yo siempre pensé que la única razón de una mujer para acceder a tener sexo anal era complacer a su pareja pero que en realidad ninguna lo disfrutaba, sin embargo me pude dar cuenta que ese no era el caso de ella, en realidad lo estaba gozando, disfrutaba plenamente el ser penetrada por el culo.
Yo ya estaba tan caliente que me sentía como un animal, hice de lado cualquier sentimiento de buenos modales o respeto que pudiera quedar en mi cabeza y empecé a embestirla con violencia, salía de su ano con rapidez y la volvía a empalar con toda la fuerza que podía; cada embestida se oía como un aplauso de sus nalgas contra mis caderas (plat, plat, plat, plat, plat, plat).Tuve que dejar de acariciar su clítoris porque la posición no me acomodaba para mantener el ritmo, pero ese no fue ningún problema, ella bajo su mano derecha y se continuo con las caricias por si misma. Seguimos así durante un par de minutos más y finalmente yo ya no pude aguantar más y explote llenando de semen su culo. Al sentirlo mi semen dentro de ella parece que se excito mas y no tardo ni tres segundos en empezar su orgasmo también, esta vez en lugar de arquearse hacia atrás, se encogía de hombros hacia delante al tiempo que seguía sacudiendo rápidamente su clítoris. Finalmente puso las dos manos sobre el escritorio y trato de recuperar el aire, se dio la vuelta (sacándose mi verga de su culo) y me dio un beso muy apasionado. Me pregunto si me había gustado y lo le conteste que si no era obvio. También me dijo que con cada embestida que yo le daba, mis huevos golpeaban su vagina y que eso la había excitado mucho. Ella se empezó a vestir y yo solo me puse la playera y el pantalón sin abrochármelo para ir al baño a limpiarme. Durante esa noche ya no trabajamos mas, ni siquiera nos importo guardar los papeles o apagar la computadora, solo agarramos nuestras cosas y salimos a cenar. Después de una agradable cena yo la invite a mi hotel para seguir platicando y ver que pasaba, pero ella se negó. Me digo que estaba agotada y quería dormir. Sin embargo durante los días siguientes fue al hotel casi todos los días conmigo, tratábamos de salirnos lo mas temprano posible de la oficina e íbamos directo al hotel, después siempre íbamos a cenar y luego cada quien por su cuenta. Creo que fue el mejor entrenamiento al que he asistido en toda mi vida, ella y yo todavía seguimos en contacto y me ha venido a visitar a México un par de veces, aunque no tenemos ninguna relación formal aparte del sexo.







El relato erótico es de http://foro.enfemenino.com/forum/f126/__f2032_f126-Relato-detallado-fue-real-leanlo-y-me-dice-que-piensan.html y no tiene relación con el video porno de la rubia cogida por el culo.









Más...
COGIDA POR EL CULO
SEXO ANAL
CREAMPIE ANAL







Otros posts que te van a interesar:

1 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
Ir al cielo